Acerca de la FIC

El infarto de miocardio y las enfermedades vasculares, incluyendo la presión arterial elevada y la enfermedad vascular cerebral (EVC), no conocen fronteras.

En la mayoría de los países de las Américas, estas enfermedades constituyen la primera cause de defunción. Las mayores tasas de mortalidad se encuentran en el Caribe de habla inglesa, los Estados Unidos, Canadá, Argentina, Chile y Uruguay. Otros sitios como en el Caribe Latino y Centro América han tenido un incremento de estas enfermedades en los últimos años.
Más personas consumen tabaco, las dietas contienen más grasa, y el trabajo físico esta siendo substituido por mecanismos de conservación laboral, llevando a estilos de vida sedentario con aumento de peso corporal.

A medida que transcurre el tiempo, la combinación de malos hábitos higiénico-alimentarios y la urbanización, favorecen los niveles de colesterol elevado, diabetes mellitus, presión arterial elevada y el desarrollo prematuro de aterosclerosis.

Como consecuencia de estos cambios, se puede presentar: Infarto de miocardio, insuficiencia cardiaca e insuficiencia arterial periférica, entre otros problemas vasculares. El tratamiento médico conlleva cuantiosos gastos para cubrir la atención médico hospitalaria, repercutiendo en el consumo de importantes recursos a nivel continental.

Por muchos años en las Américas, estos problemas fueron subestimados. Pero en 1948, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) se convirtió en una organización dirigida por voluntarios unidos en la batalla coordinada contra las enfermedades cardiovasculares y vasculares cerebrales. Ese mismo año, el Instituto Nacional del Corazón (hoy en día llamado Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre ) se formó en Estados Unidos con el fin de coordinar investigaciones biomédicas sobre las enfermedades cardiovasculares y vasculares cerebrales auspiciadas por el gobierno federal de este país. En Canadá, en 1955, se formó la Fundación del Corazón y Stroke de Canadá a fin de combatir el problema en ese país.

El programa interamericano del corazón fue creado en Septiembre de 1992 bajo el auspicio de la Federación Mundial del Corazón y con el apoyo de la Asociación Americana del Corazón, Fundación del Corazón y Stroke de Canadá, la Sociedad Interamericana de Cardiología, las fundaciones del corazón y sociedades de cardiología del continente americano.

El 17 de abril de 1994, en la ciudad de México, los participantes que venían en representación de los países Americanos firmaron una Declaración de Intención para así convertirse en miembros de la organización que denominaron la "Fundación InterAmericana del Corazón". A partir de ese momento, 35 fundaciones del corazón han ratificado su membresía y el número van en aumento. Estas organizaciones han asumido el compromiso de trabajar en conjunto hacía una misión en común.

En Berlín, Alemania, el 9 de septiembre de 1994, la Federación Mundial del Corazón aprobó a la Fundación InterAmericana del Corazón como la Fundación Intercontinental oficial para las Américas.

Tomando Pasos Hacia la Prevención

El enfoque de la Fundación InterAmericana del Corazón (FIC) es promover estilos de vida saludables y prevenir las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.

La acción comunitaria y las estrategias poblacionales se han desarrollado con el fin de promover hábitos alimentarios saludables, vidas libres de tabaco, actividad física regular, y un ambiente psico-social positivo. Estas estrategias tienen la finalidad de controlar las condiciones precursoras de las enfermedades del corazón y los eventos cerebrovasculares como hipertensión, las dislipidemias, la obesidad, y la diabetes.

Los programas están destinados a mejorar los perfiles de factores de riesgo de la población al apoyar los cambios positivos en los estilos de vida y controlar las condiciones mencionadas.

En Atlanta, Estados Unidos, en agosto del 2001, la Fundación InterAmericana del Corazón unió esfuerzos con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC), la Organización Mundial de la Salud (OMS), y el Banco Mundial (BM) para ayudar a unificar esfuerzos en el área de vigilancia de enfermedades crónicas en América Latina y el Caribe, a fin de crear una base sólida para las intervenciones y evaluar su éxito a largo plazo.

En junio del 2002, la Fundación InterAmericana del Corazón se convirtió en una organización que mantiene relaciones oficiales con la OPS, abriendo paso a una mayor cooperación entre sectores gubernamentales y no gubernamentales en el combate de las enfermedades del corazón y cerebrovasculares.

La Fundación InterAmericana del Corazón es la única federación de asociaciones y fundaciones del corazón en nuestro continente. A pesar de que existen sociedades médicas interamericanas, no hay otras organizaciones que tengan un enfoque poblacional y que estén abiertas a trabajar tanto con el equipo de salud como con la población en general.

Trabajando Hacia la Salud del Corazón

For these many reasons, the InterAmerican Heart Foundation was formed in 1992 with three primary goals:

  1. To promote an environment throughout the Americas that is conducive to the prevention of heart disease and stroke.
  2. To promote the growth and development of foundations that will take active roles in public education, professional education, public advocacy, and fund raising.
  3. To foster partnerships between health professionals, business, industry, and other sectors of society for the accomplishment of its mission and goals.

The fight against cardiovascular disease and stroke is just beginning in many of these countries of the Americas, and there is still much to do in all nations of the Western Hemisphere.

Programas y Metas

Los científicos y profesionales de la salud del más alto nivel se han reunido para revisar toda la evidencia disponible con respecto a las enfermedades del corazón y cerebrovasculares, llegando a la conclusión de que tenemos suficiente conocimiento para actuar ahora y prevenir gran parte de estas enfermedades. A partir de 1992, dichos científicos y profesionales de la salud organizaron sus recomendaciones en la base de sus programas En los últimos años, la Fundación InterAmericana del Corazón y sus organizaciones miembros han comenzado a convertir estas recomendaciones en programa que:

  • Estimulan a los profesionales de la salud y al público en general a practicar la prevención por medio de la identificación de factores de riesgo y la adopción de estilos de vida saludables.
  • Atraen la atención de la comunidad médica al amplio problema de las enfermedades del corazón en mujeres adultas en Latinoamérica y el Caribe.
  • Ayudan a desarrollar programas de resucitación cardiopulmonar pediátrica y del adulto, tanto básica como avanzada a lo largo de América Latina y el Caribe.
  • Apoyan el desarrollo de un acuerdo sólido entre las naciones del mundo para un mejor control del tabaco.
  • Determinan el grado de prevalencia de factores de riesgo y su asociación a factores socioeconómicos en nuestra región con el fin de lograr mejores intervenciones.
  • Actúan como vías de comunicación de nuevas ideas, nuevos programas y tecnología de punta que permita ayudar a las organizaciones en las Américas y demás lugares, en su fin común de combatir las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.
  • Proveen continuidad en lo que será un esfuerzo a largo plazo para mejorar la salud de las Américas y el Caribe.